15 de junio de 2011

La vida es un libro

      La vida es como un buen libro, puedes leer un resumen, ver la película, pero te estarías perdiendo de muchas cosas, un buen libro tiene amor, aventura, drama, comedia, y ya sabes que el bien triunfa sobre el mal, pero aún así hay que leer las peripecias por las que pasa el protagonista, te conviertes en el y te emocionas con sus logros y sufres con sus desilusiones, pero aunque estés a moco tendido, sabes que al final es vencedor, se queda con la chica y recibe la herencia que los hace millonarios. Quienes conocemos a Jesús, sabemos el final del libro, y mientras damos vuelta a cada página le damos gloria porque sabemos que El ganó, y tal como en el libro, yo gano con El, en alguna página lloraré, o me veré en aprietos, las cosas pueden verse negras, tal vez hasta diga ya, ya no quiero leer el libro, pero conozco el libro y al voltear la página, la vida sigue y viene algo más y estoy una página más cerca de llegar al final, donde soy triunfadora y los malos terminan sufriendo sus consecuencias, me visto de blanco y fino lino, y me caso con el Novio y ya de pilón soy heredera del Reino, con calles de oro, mar de cristal, paredes de piedras preciosas, etc.


     Así que, bueno, si cierro el libro porque no me gustó una página, puedo perderme el gran final, si estás sufriendo por algo, ves todo oscuro, crees que no hay ya más que hacer, échale una hojeadita a la última página (no me digas que no lo has hecho cuando lees un libro) y date cuenta que al voltear la página, las aventuras siguen, y viene algo muy bueno en el sig. capítulo, y mientras terminas la página difícil, recuerda que al final, el Héroe gana y tu con El.