29 de junio de 2011

AMADA YO:


Hoy te ves diferente, te ves incluso más alta y delgada, tu cara sonríe, tus ojos han vuelto a brillar. Puedes verte al espejo y sonreír porque te ves bien, hoy puedes erguir el cuello, levantar la cabeza y ver directo a los ojos de las personas mientras hablas.

Hoy puedes ser fortaleza para otra mujer, darle apoyo y consejo. Puedes ver a quien te dañó y sonreír porque has perdonado. Has volcado tu amor y honra al Padre, al amigo, al fiel, al que te ama, y te has dado cuenta de que también tú mereces ese amor.

Hoy tomas la palabra que Dios te ha dado y la hablas con autoridad, pero también con sabiduría. Hoy puedes verte a los ojos y saber que estas caminando hacia la meta vista por Dios, hacia la victoria y la gloria venidera, en fe y en obediencia.

Hoy sabes que Dios no obliga a amar o a tomar una decisión y ya no sufres o te dueles por esto, lo aceptas y lo entiendes, esperas, pero esperas confiada y sabiendo que la buena voluntad de Dios es agradable y perfecta, aunque no entiendas porque no es como tú la quieres, pero estás segura que sea cual sea la voluntad de Él, siempre será mejor que la tuya.

Hoy te sientes útil, parte de algo, admirada, reconocida, perdonada, justificada, puedes sentirte una reina, sabes que tendrás vestidura de lino fino, y corona en tu cabeza. Sabes que hay Alguien para quien eres la niña de Sus ojos y te sujeta en el hueco de Su mano.
Hoy eres amada con sinceridad
                                                           
Hoy eres libre!!!