25 de junio de 2011

EN LA DEBILIDAD EL ES FUERTE


  
   Infinidad de veces esta palabra de amor y de aliento ha venido a mi vida, cada que me he sentido débil en cualquier aspecto, esta palabra "brinca" a mi, ya sea en mi mente, porque alguien me la dice, en alabanza o adoración..... y una y otra vez me ha reconfortado saber que aunque yo sea débil y me cueste trabajo levantarme cada vez, El toma mi mano con todo Su amor y me brinda Su fortaleza para que yo salga adelante una vez más, y se que no importa cuantas veces yo caiga El me seguirá tomando de la mano cada día y cada momento de mi vida.





   Podemos caer fuerte, tanto que nuestro cuerpo duela, este cuerpo que es el templo del espíritu se duele, agrieta, como un muro débil en un temblor, el alma puede sentirse destrozada, los sentimientos desbordados, los ojos no dejan de echar fuera el dolor y el corazón duele a tal grado que quisiéramos sacarlo mientras hace su proceso de sanación para no estar sintiendo y en estos momentos es cuando puedes voltear y tomar Su mano y sabes que te pondrá de pie, sigues avanzando 2 o 3 pasos y una vez más los sentimientos, las emociones, los pensamientos agrietan estos muros, pero las veces que sea necesario Él tira ese muro débil y reconstruye uno nuevo. 



Y mientras este proceso se da, gritas fuertemente, SEÑOR EN MI DEBILIDAD TU ERES MI FORTALEZA, levantas mi cabeza, eres mi guía, y Él siempre, siempre será fiel.


El ha dicho hoy
---Has sido débil y te he levantado, y lo voy a hacer siempre que extiendas tu mano a mi, pero es tiempo de crecer, es tiempo del siguiente paso, no olvides ahora que en tu debilidad YO soy fuerte--

y podemos decir, claro que si Señor, y en esa fortaleza es que yo me apoyo, gracias por estar aquí para mi,--

pero El dice nuevamente
--- oye, en tu debilidad MI palabra es fuerte---

Por supuesto Señor, sin tu palabra dándome aliento cada día, no podría seguir adelante.

Y por 3a vez te dice
---HEY!!! Escucha hoy lo que te digo, en ESTA debilidad YO soy fuerte...............................

Y entonces debes hacer una pausa en tus pensamientos, en el correr de la vida y escuchar con atención, meditar en Su palabra. Ya no te sientes débil, ya caminaste unos cuantos paso más, te sientes fortalecid@, levantad@, valiente. Entonces que sigue, que es lo que quiere decir.....



     
     Cuando el hierro es puesto al fuego se debilita, es justo cuando está al rojo vivo, cuando está más débil, que el herrero aprovecha y le da la forma, as ahí donde el hierro va moldeándose a su nueva forma y toma nuevas propiedades, las propiedades que el creador le da y es cuando sale de este estado de debilidad que se pueden notar las nuevas propiedades y fortalezas que el herrero le dio, y es ahora cuando el hierro está listo para cumplir el propósito con el que fue creado, la gente puede ver lo que es y para que sirve, y puede ser usado para este fin, en la debilidad del hierro, el herrero "mete" su visión, su anhelo, una parte de él mismo y cuando éste se enfría da testimonio de quien es el herrero, y su nombre se fortalece y la gente le busca porque quieren tener algo hecho por el.




    Hoy yo soy este artículo de hierro, caí al fuego y me debilité, pero hoy Su visión, Su anhelo, parte de El mismo, están dentro de mi, en mi debilidad fui forjada, mis propiedades espirituales, emocionales, mentales y hasta físicas han sido cambiadas, fortalecidas y se puede ver ahora el propósito para lo que yo fui hecha. Dar testimonio, mostrar la nueva forma que El Herrero me ha dado, la calidad y la belleza que puso en mi, para que otros le conozcan, y quieran tener algo hecho por El.

   Tu eres hierro y si estás en el fuego, deja que El Herrero haga fuerte Su palabra en ti, no te ocultes entre las brazas, el quiere sacarte de ahí lo más pronto posible, pero déjate moldear, escúchale, absorbe cada cosa que El deposita en ti y antes de que te des cuenta estarás compartiendo de Su poder y Su amor. 

    Su nombre se hará fuerte en ti, y tu podrás ayudar a otros a recibir su nueva forma que es dada con amor y con ilusión, con anhelo y expectación, porque el Padre siempre anhela que cada hijo suyo sea el mejor.


Bendición sobreabundante en tu vida