13 de septiembre de 2011

¿HAS SUFRIDO ANOREXIA ESPIRITUAL?

YO SI

En serio, mira he pasado diferentes cosas en mi vida, algunas han sido muy buenas, tan buenas que me olvido quien las hizo, y ha habido cosas muy malas, tan malas que se me olvidó quien me sacó de ellas.

Siempre he dicho que el problema de alguien es tan grande como esa persona lo perciba, un problema mío a la mejor es insignificante para otra persona, pero para mi puede parecer el fin del mundo. Hace un poco de tiempo pasé por una de estas situaciones, yo sabía que muchas mujeres han pasado por esta situación, también sabía que la mayoría habían salido sin problemas adelante, pero en ese momento para mi, era el fin del mundo. Ahora miro atrás y me veo parada aquí y me doy cuenta que el mundo no acabó, sigo viva, sigo adelante, he crecido, he madurado, me he liberado en muchos aspectos.

Pero mientras pasaba por esa circunstancia sufrí de ANOREXIA ESPIRITUAL, trataba de buscar la palabra, de buscar a Dios, pero en cuanto me acercaba a Su palabra sentía una apatía absoluta por ella. No quería orar, no quería alabar, no tenía ganas que me dijeran nada que tuviera relación con El, cuando oía alabanza cada nota pasaba por encima de mi cabeza, estaba muy ocupada lamentando mi situación como para "atraparla", y cada palabra que me daban la recibía con una sonrisa (externamente) pero a solas quería vomitarla, pensaba "de que me sirve esta palabra si todo sigue mal, si las cosas no son como se supone que deberían"

Sentí una fuerte tentación de alejarme de todo, de toda persona que me dijera "todo estará bien, confía en El" AHHHHH, dejen de decirme esooo, NO está bien, no es así como se supone que sería, yo he sido fiel, he confiado, he sembrado, he compartido la palabra, he perdonado, he sido obediente, HASTA AYUNE, (y vaya que eso para mi es algo muuuuuy dificil) y nada es como TU dijiste que sería, como por que habría de confiar en Ti???

Me veía al espejo como un ser extraño, justo como se ve una persona que sufre anorexia, un adefesio, rechazada, fuera de lugar, inútil, fea, hipócrita, mala, gorda, vieja, cualquier adjetivo que quieras ponerle que me hiciera sentir más mal, mas hundida en mi desgracia, y además de anoréxica, masoquista, en serio, quería sufrir, que todo el mundo sepa que sufro. (Había un personaje en la tele que se golpeaba en la pared y decía sufro sufro sufro, bueno, yo estaba igualita)

Doy gracias a Dios en cada momento por mis padres espirituales, por mis maestros y por mis amigas y hermanas en Cristo. (no dejo a un lado a mi familia que fue un gran apoyo en estos tiempos, están dentro de las amigas y hermanas en Cristo) Pero las enseñanzas de mis autoridades espirituales me dieron la fortaleza para hacer lo que se debe hacer en caso de Anorexia, OBLIGAR al cuerpo a recibir alimento. Así que yo obligué a mi alma a seguir alimentandose, cerré la boca para no vomitar lo que luchaba por salir, declaraciones que hubieran marcado mi futuro y me hubieran llevado a un camino mucho más oscuro del que ya estaba viviendo, antes solo iba al servicio de los domingos, así que sometí a mi alma a hacer una comida más a la semana, sometí a mi alma a tomar sus vitaminas en la escuela de ministerios, aún con clases que ya antes había tomado, dejaba prendido mi reproductor tocando alabanza toda la noche mientras dormía, imprimí palabra que me había dado la gente y palabra que yo misma encontraba y la distribuí por todas las paredes en mi casa, en el refrigerador, en mi habitación, en mi lugar de trabajo, en la sala, hasta en el baño.

En un principio me costó trabajo, pasaba estas citas de largo, las veía pero no las hablaba, con el tiempo comencé a detenerme en cada una de ellas y a darle 10 segundos para absorberlas, las citas han ido cambiando, ya he cambiado las de consuelo por las de aliento, las de "chiqueo" por las de valor, y debo decir que el día de hoy me siento más nutrida que nunca antes en mi vida, me falta mucho y lo sé, Gracias a Dios que de El nunca dejamos de aprender, ahora voy por todos lados buscando alimento, de cualquiera que se pone en mi camino, soy como sanguijuela chupando todo lo espiritual que pueda si tu recibes, yo también lo tomo, si le dieron palabra a alguien yo me estiro y la tomo para mi también.

Dios me ha levantado de una forma inimaginable para mi, pero sé que no lo hizo solo por mi, porque El todo lo malo lo usa para bien. El enemigo vino a robarme, a matar mis sueños y mis anhelos, vino a destruir parte de mi vida, del destino que Dios desde antes que naciera había visto para mi. Pero lo que el enemigo no sabe, es que mientras el más daño quiera hacerme yo más voy a levantarme y a bendecir la vida de otros, mientras más el quiera hundirme, yo más alto voy a volar, mientras más quiera robarme, más va a tener que restituirme.

Y esto es algo para ti también. NO TE DEJES ENGAÑAR, no caigas en la anorexia, alimentate, cierra la boca no vomites lo que el enemigo quiere sacarte, llenate de nutrientes, engorda de la palabra, somete a tu alma, como publiqué hace unos días. "Bendice alma mía a Jehova......... aunque tengas ganas de gritarle a todo el mundo" mmmm, creo que tengo el título de mi siguiente publicación =)    Y comparte, usa lo que el enemigo quiere hacer para mal y dale la vuelta, bendice a alguien más, te aseguro que siempre habrá alguien que necesite de tu testimonio, y más cerca de lo que crees.

Prospera tu alma hermano, amigo mío, aliméntala, para que TODO lo demás te pueda ser prosperado
3a Jn 1:2